No juzgues si no quieres ser juzgado.

Dale Carnegie