No pido oro para el éxito, pido felicidad.

Mother Teresa