Nunca amamos a alguien. Amamos, tan sólo, la idea que nos hacemos de alguien. Es a un concepto nuestro –en suma, es a nosotros mismo– a quien amamos.

Fernando Pessoa