Que nunca vendrá de nuevo es lo que hace dulce a la vida.

Emily Dickinson