Los malos ejemplos son más dañinos que los crímenes.

Montesquieu