Nuestros órganos son los ministros de nuestros placeres.

Honoré De Balzac