El que ha naufragado tiembla incluso ante las olas tranquilas.

Ovidio