Los abogados son hombres que ponen en alquiler sus palabras y su cólera.

Horacio