Nada necesita tanto una reforma como las costumbres ajenas.

Mark Twain