El que no ama la vida, no es digno de ella.

Leonardo Da Vinci