La arquitectura exalta algo. Por eso, allí donde no hay nada que exaltar, no puede haber arquitectura.

Ludwig Wittgenstein