Tenemos los vicios ajenos delante de los ojos y los propios en la espalda.

Lucius Seneca