Llegar al corazón debe venir de arriba; si no viene de allí, no serán más que notas, cuerpo sin espíritu.

Ludwig van Beethoven