Me quedé demasiado dentro de mi cabeza y terminé perdiendo la cabeza.

Edgar Allan Poe