No escribo esta carta para poner amargura en tu corazón, sino para arrancarla del mío.

Oscar Wilde