Si eres humilde nada te puede dañar, ni los elogios, la ni vergüenza, porque sabes lo que eres.

Mother Teresa