Hasta nuestro último empeño es sólo un sueño en un sueno.

Edgar Allan Poe