La receta para la perpetua ignorancia es: Estés satisfecho con tus opiniones y contento con tu conocimiento.

Elbert Hubbard