Un buen ahorcamiento evita un mal matrimonio.

William Shakespeare