Las personas no carecen de fuerza; carecen de voluntad.

Victor Hugo