Debo entrar, la niebla está subiendo.

Emily Dickinson