Es que nunca tengo gran cosa que decir. Entonces me callo.

Albert Camus