No hay pecado tan grande, ni vicio tan apoderado que con el arrepentimiento no se borre o quite del todo.

Miguel de Cervantes