Los hombres nunca están realmente dispuestos a morir excepto por el bien de la libertad: por lo tanto no creen en morir completamente.

Albert Camus