Detrás de cada creación, apoyandola como un arco, está la fe. El entusiasmo no es nada: viene y va. Pero si uno cree, entonces se producen los milagros.

Henry Miller