Una lengua suave puede golpear con fuerza.

Benjamin Franklin