No es justo pedir a otros lo que no estás dispuesto a hacer tú mismo.

Eleanor Roosevelt