Al hombre solo le gusta contar sus problemas; él no calcula su felicidad.

Fiódor Dostoyevski