El hombre realmente culto no se avergüenza de hacer preguntas a los menos instruidos.

Lao Tzu