El hombre habitualmente sacrifica su vida a por su bolsa, pero sacrifica su bolsa por su vanidad.

Miguel de Unamuno