No soy proteccionista. Pero no es posible que los poderes públicos no estén alerta cuando un gran actor bancario francés está amenazado.

Nicolas Sarkozy