El termómetro del éxito es simplemente la envidia de los descontentos.

Salvador Dali