Lo que los hombres realmente quieren no es el conocimiento sino la certidumbre.

Bertrand Russell