Se encontraba totalmente absorto en esa especie de contemplación estática en la que una autor ve surgir, una a una, todas sus ideas, por boca de los autores, entre el silencio de todo el auditorio.

Victor Hugo