La felicidad no es cosa fácilmente digerible; es, más bien, muy indigesta.

Miguel de Unamuno