Ellos, los escritores, eran pródigos como reyes y estaban llenos de ideales ambiciosos y fantásticos delirios. Era una existencia entre el cielo y la tierra, metida en las tormentas, algo sublime.

Gustave Flaubert