Los niños son completamente egoístas; sienten sus necesidades intensamente y luchan duramente para satisfacerlas.

Sigmund Freud