Las únicas cosas que se pueden admirar en detalle son las que uno admira sin saber por qué.

Eleanor Roosevelt