El hombre no es entonces sino un accidente indiferente en la superficie de la tierra; está sobre la tierra como el explorador perdido en el desierto; puede ir a izquierda, a derecha, puede ir donde quiera, pero no llegará jamás a ninguna parte, y la arena cubrirá sus huellas.

Simone de Beauvoir