Ya sé lo suficiente del mundo como para haber perdido la capacidad de sorprenderme mucho con algo.

Charles Dickens