La justicia es la firme y constante voluntad de dar a cada uno lo suyo.

La justicia vence siempre, pero nunca nadie levanta los pagarés.

La justicia es el pan del pueblo; siempre está hambriento de ella.

La justicia es la bondad medida al milímetro.

La justicia brinda gran felicidad.

La Justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho.

La justicia es gratuita; lo que cuesta son los medios de llegar a ella.

La justicia es reina y señora de todas las virtudes.

La justicia es absolutamente nula si no se encuentra en la naturaleza.

La justicia no debe ser para un lado solo, debe ser para ambos.

La justicia es la verdad en acción.

La justicia no desciende de su propio pináculo.

La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música.

Tanto la ley como la filosofía plantean la pregunta: Quis custodiet ipsos custodes? (¿Quién vigila a los vigilantes?).

Superar la pobreza no es un gesto de caridad. Es un acto de justicia.

El que, estando enfadado, impone un castigo, no corrige, sino que se venga.

Empieza con lo que es correcto en lugar de con lo que es aceptable.

Yo no espero ser justificado por las leyes del hombre.

Una mafia hambrienta es una mafia enojada.

La justicia tiene un largo brazo.

Una injusticia hecha al individuo es una amenaza hecha a toda la sociedad.

El poder debería servir como un control al poder.

Cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecer.

Cometer una injusticia es peor que sufrirla.

La votación es más fuerte que la bala.