La actitud determina la elección, y la elección determina los resultados.

La actitud es la pasión de hacer realidad tus sueños.

La actitud es una pequeña cosa que marca una gran diferencia.

La actitud determina la altitud de la vida.

La actitud ociosa de un ejército es su más seguro camino hacia la derrota.

La actitud es algo pequeño que crea una gran diferencia.

Si le dices a los niños que no pueden tener algo, eso es lo que quieren.

Con integridad, no tienes nada que temer, ya que no tienes nada que ocultar. Con integridad, vas a hacer lo correcto, por lo que no tendrás ningún sentimiento de culpa.

Cada decisión que tomas tiene un resultado final.

No persigas a la gente. Sé tú mismo, haz tus cosas y trabaja duro.

Existe dentro de nosotros una fuerza invisible; cuando reconoce dos objetos del deseo opuestos, se h

Cultiva el hábito de ser agradecido por cada cosa buena que te llega, y da las gracias continuamente. Y debido a que todas las cosas han contribuido a tu avance, debes incluir todas las cosas en tu gratitud.

No seas diferente solo por el bien de los diferentes. Si lo ves diferente, actúa de esa manera. Sigue a tu propia musa, siempre.

Estas paredes son divertidas. Primero los odias, luego te acostumbras a ellas. Pasa el tiempo suficiente, así que dependes de ellas. Eso está institucionalizado.

La verdadera nobleza consiste en la virtud.

Dar vida sin tomar posesión, actuar sin apropiarse, ser jefe entre los hombres sin gobernarlos, ésa es la virtud mística.

Cuando te des cuenta de que lo que haces a otro, te lo haces a ti, habrás entendido una gran verdad.

Cuando estas contento con ser simplemente tú mismo y no te comparas o compites, todo el mundo te respetará.

Con buenas palabras se puede negociar, pero para engrandecerse se requieren buenas obras.

En la lucha entre uno y el mundo, hay que estar de parte del mundo.

Empieza con lo que es correcto en lugar de con lo que es aceptable.

Hay que endurecerse sin perder jamás la ternura.

Estaba dispuesto a aceptar lo que no podía cambiar.

Las consecuencias indirectas de lo que hacemos pueden ser imprevisibles.

Todos aman la vida, pero el hombre valiente y honrado aprecia más el honor.

El más rico es quien se contenta con poco.

Cuando no tenía nada que perder, era libre.

Entre menos piensa el hombre, más habla.

Honestidad: la mejor de todas las artes perdidas.

El dinero no es necesario para comprar una necesidad del alma.

Amamos siempre en lo que tenemos.

A quien mucho se le da, mucho se espera de él.

La oración más grande es la paciencia.

A un loco se le conoce por sus actos, a un sabio también.

La felicidad depende de nosotros.

La amistad perfecta es la de los buenos y de aquellos que se asemejan por la virtud.

El amigo de todo el mundo no es un amigo.

Cometer una injusticia es peor que sufrirla.

Nada sucede hasta que algo se mueve.

La gente es capaz de ser feliz, solo cuando abre su mente.