Si este es el mejor de los mundos posibles, entonces ¿dónde están los demás? Voltaire.

En cualquier cosa se empieza por lo sencillo, luego viene lo complicado y al final se vuelve a lo sencillo gracias a la contribución de mentes superiores.

Ni la fuerza más grande es comparable a la energía que tienen algunos para defender su propia debilidad.

¿No es vergonzoso que los fanáticos muestren mucho interés y los sensatos ninguno?

Una mirada, un suspiro, el silencio son suficientes para explicar el amor.

La apreciación es algo maravilloso. Hace que lo que es excelente en otros nos pertenezca también.

Los pensamientos de un autor deben entrar en el espíritu como la luz en los ojos, con placer y sin esfuerzo; las metáforas deben ser como un cristal que protege los objetos pero que permite verlos.

La vida es un naufragio, pero no hay que olvidar a cantar en los botes salvavidas.

¿Es la política otra cosa que el arte de mentir deliberadamente?

¿Qué se puede responder al hombre que dice que antes bien prefiere obedecer a Dios que a los hombres, y que, por consiguiente, está seguro de merecer el cielo degollándoos?

Todo les sale bien a las personas de carácter dulce y alegre.

Es increíble y vergonzoso que ni predicadores ni moralistas eleven más su voz contra los abusos hacia los animales.

El amor no debe ser considerado como ciego, sino el amor propio.

Trabajemos sin teorizar; es la única manera de hacer soportable la vida.

La única recompensa que puede esperarse del cultivo de la literatura es el desdén si uno fracasa y el odio si uno triunfa.

¡Cuán querida es de todos los corazones buenos su tierra natal!

Es propio de las censuras acreditar las opiniones que atacan.

Cada hombre es una criatura del tiempo en el que vive.

Raramente nos sentimos orgullosos cuando estamos solos.

¿Hay alguien tan sabio como para aprender por la experiencia de los demás?

Si dios no existiese, sería necesario inventarlo.

Locura es pensar en demasiadas cosas en serie demasiado rápido, o de una sola cosa demasiado exclusivamente.

Cuando se trata de dinero todos son de la misma religión.

Alguien inteligente aprende de la experiencia de los demás.

El orgullo de los humildes consiste en hablar siempre de sí mismos; el orgullo de los grandes, en no hablar de sí nunca.

¡Dios mío, líbrame de mis amigos! De los enemigos ya me encargo yo.

Si no hubiera Dios, sería menester inventar uno.

Las falsedades no sólo se oponen a la verdad, sino que a menudo se contradicen entre sí.

En general, el arte del gobierno consiste en tomar tanto dinero como sea posible de una clase de ciudadanos para dar a otra.

La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.

Piensa por ti mismo y deja a otros que también disfruten de ese privilegio.

El vino usado con moderación es medicina para el ánimo y para el cuerpo.

La naturaleza siempre tiene más fuerza que la educación.

Yo, como don Quijote, me invento pasiones para ejercitarme.

Todo les sale bien a las personas de cáracter dulce y alegre.

La escritura es la pintura de la voz.

Lo maravilloso de la guerra es que cada jefe de asesinos hace bendecir sus banderas e invocar solemnemente a Dios antes de lanzarse a exterminar a su prójimo.

Todos los hombres nacen con una nariz y cinco dedos, pero ninguno nace con un conocimiento de Dios.

El hombre ha nacido para vivir entre las convulsiones de la inquietud o la letargia del aburrimiento.

Tener un lápiz en la mano es estar en guerra.

Todo el mundo admira y ama a la mujer coqueta, la excepción es su marido.

Ningún problema puede resistir el asalto del pensamiento sostenido.

Un espíritu ligero olvida; un corazón generoso perdona.

No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo.

El pobre no es libre; en todas partes es un siervo.

Se prohíbe matar; por lo tanto todos los asesinos son castigados a menos que maten en grandes cantidades y al sonido de las trompetas.

Cuando la gente no tiene nociones sanas de la Divinidad, las ideas falsas las suplantan, al igual que durante los tiempos malos, uno utiliza dinero falsificado cuando no hay dinero bueno.

Los pueblos a los que no se hace justicia, se la toman por sí mismos más pronto o más tarde.

Una palabra mal colocada estropea el más bello pensamiento.