El me dijo una vez que fuese valiente, y aunque he permanecido inmóvil mientras cuchillos se dirigian hacia mi cara y he saltado de un techo, nunca pensé que necesitaria valentía en los más pequeños momentos de mi vida.

Ambos tenemos una guerra dentro de nosotros. Algunas veces nos mantiene con vida. Algunas veces atenta con destruirnos.

Una guerra se libra dentro de nosotros, una guerra que, a veces, nos mantiene vivos, y que, a veces, amenaza con destruirnos.

Vivimos en un mundo peligroso, y yo no le tengo tanto apego a la vida como para ser capaz de cualquier cosa con tal de sobrevivir.

Cuando le arrebatas los recuerdos a alguien, cambias su personalidad.

La culpa como una herramienta, en lugar de ser un arma contra sí mismo.

Me gusta golpear a la gente, me gusta la explosión de potencia y energía, y la sensación de que soy intocable porque puedo herirlos.

Aquellos que quieren poder viven con miedo de perderlo. Es por eso que nosotros tenemos que darle el poder a aquellos que no lo desean.

―Quizá. Quizá hay algo más que todos podríamos haber hecho ―dice―, pero tenemos que dejar que la culpa nos lo recuerde, para hacerlo mejor la próxima vez.

Cambié la cobardía por crueldad, cambié la debilidad por ferocidad.

Debes saber dos cosas sobre mí. La primera es que sospecho de todo el mundo en general; siempre espero lo peor de la gente. Y la segunda es que resulta sorprendente lo bien que se me dan los ordenadores.

Una decisión puede transformarte,o puede destruirte. Pero toda decisión tiene consecuencias.

Mi madre decía que la educación es un engaño envuelto en bonito papel de regalo.

¿Cuántos jóvenes temen llevar un monstruo dentro? Se supone que una persona teme a los demás, no que se teme a sí misma. Se supone que una persona aspira a ser como su padre, no que le aterre la idea.

Sin embargo, recuerda que, a veces, las personas a las que oprimes se hacen más poderosas de lo que te gustaría.

Tenemos que permitir que la culpa nos recuerde hacerlo mejor la próxima vez.

Es de una manera u otra. No hay matices. El mundo no funciona así, ... El mal depende de dónde estás parado.

Es imposible mantener una amistad real cuando nadie cree poder aceptar ayuda y ni siquiera habla de sus cosas.

El primer saltador: la Tris.

Hay una diferencia entre admitir y confesar. Admitir implica suavizar, inventar excusas para cosas que no pueden ser justificadas; confesar sólo menciona el delito en toda su gravedad.

No se caracterizan por una virtud concreta. Reclaman todos los colores, todas las actividades, todas las virtudes y todos los defectos. No sé qué los une, lo único que tienen en común, según parece, es el fracaso. Sea lo que sea, parece suficiente.

A ti el miedo no te paraliza, sino que te despierta. Lo he visto. Es fascinante -me responde, y me suelta, aunque no se aparta, y me roza con la mano la mandíbula, el cuello...-. A veces... solo quiero verlo, verte despertar.

Así funciona el amor cuando es de verdad: te convierte en algo mejor, en más de lo que creías poder llegar a ser.

Me enamoré de él, pero no me quedo con él por inercia, como si no hubiera nada más a mi disposición. Me quedo con él porque así lo decido todos los días que nos peleamos, nos mentimos o nos decepcionamos. Lo elijo a él una y otra vez, y él me elige a mi.

He descubierto que las personas no son más que una capa tras otra de secretos. Crees que las conoces, que las entiendes, pero sus motivos siempre permanecen ocultos, enterrados en sus corazones. Nunca conocerás a nadie, aunque, a veces, puedes decidir confiar en alguien.

Una sola decisión puede transformarte... o destruirte. Sin embargo, toda elección tiene sus consecuencias.

Todos tienen algo de mal dentro, y el primer paso para amar a alguien es reconocer la misma maldad dentro de nosotros, así somos capaces de perdonarlos.

El miedo es más poderoso que el dolor.

Sácale a alguien el miedo, la menor inteligencia, o la deshonestidad... y le quitas su compasión. Sácale su agresividad u le quitas su motivación, o su habilidad para valerse por sí mismo. Llévate su egoísmo y le quitas su sentido de auto preservación.

Su ausencia rondará sus pasillos, y él se convertirá en un espacio que no podrán llenar. Y pasará el tiempo y el hueco desaparecerá, como cuando te extirpan un órgano y los fluidos del cuerpo ocupan el espacio que deja. Los humanos no somos capaces de tolerar el vacío durante mucho tiempo.

Esa es mi chica, dura cómo una bola de algodón.

Cuando alguien te confía toda la información, debes decidir cuánto deben saber los demás.

Ella puede ser extraordinariamente convincente para aquellos que no son naturalmente desconfiados. Yo siempre he sido naturalmente desconfiado.

Mi padre dice que esos quienes quieren el poder y lo consiguen, viven en el terror por perderlo. Es por eso que tenernos que darle el poder a esos que no lo quieren.

Me toca la mejilla y, aunque estamos en un cuarto lleno de gente, abarrotado de risas y charlas, me besa muy despacio.

Los guardias cierran la puerta y la bloquean. El cerrojo está en el exterior. Me muerdo el labio. ¿Por qué la querrán cerrar desde fuera y no desde dentro? Más que evitar que entre algo, es como si no quisieran que saliéramos.

Las mentiras requieren compromiso.

Algunos días son mas difíciles que otros, pero estoy preparada para vivir cada uno de ellos.

La crueldad no hace a las personas deshonestas, de la misma manera en que la valentía no hace a las personas amables.

Pero no creo que importa lo inteligentes que son, las personas usualmente ven lo que ya están buscando, eso es todo.

Quien sea que él es, yo le gusto. Es fácil de admitirlo ahora, en la oscuridad, después de todo lo que ocurrió. Él no es dulce o amable o algo en particular. Sin embargo, él es listo y desafiante, y a pesar de que él me salvó, me trata como si fuera fuerte. Esto es todo lo que necesito saber.

Me enamoré de él. Pero no solamente estoy con él por defecto, como si no hubiera nadie más disponible para mí. Estoy con él porque lo elijo, cada día que me despierto, cada día que peleamos o nos mentimos el uno al otro o nos decepcionamos. Lo elijo una y otra vez y él me elije a mí.

Lo diré por última vez: sed valientes.

He descubierto que las personas no son más que una capa tras otra de secretos.

Ellos no quieren que actúes de cierta manera. Ellos quieren que pienses de cierta manera. Porque así eres fácil de entender. Porque así, no supones una amenaza para ellos.

Si alguien te ofrece la oportunidad de acercarte a tu enemigo, tienes que aceptarla.

Tengo una teoría de que el desinterés y la valentía no son tan diferentes. Toda tu vida has sido entrenada para olvidarte de ti misma, así que cuando estás en peligro, eso se vuelve tu primer instinto. Yo podría pertenecer a Abnegación con la misma facilidad.

Da igual el tiempo que te pases enseñando a alguien a ser valiente, nunca sabes si lo es hasta que no sucede algo real.

Nadie con deseos de castigar a Peter tiene la autoridad para hacerlo, y nadie con la autoridad para hacerlo quiere castigarlo.