Tengo la sensación de no haber vivido un solo momento de tranquilidad en mi vida, a no ser que cuente el lumbago ocasional.

El cerebro puede tomar consejos, pero no el corazón.

No se puede culpar a un escritor por lo que dice un personaje.

En la eternidad todo es lo mismo. Porque recuerda esto: si un pájaro llevara la arena, grano a grano, de un lado a otro del océano, cuando la hubiera transportado toda, eso sólo sería el principio de la eternidad. De manera que suénate. La.

Las cosas no salen siempre como uno quiere, a veces salen al revés.

Solo diré que lo único que un escritor debe trabajar es la documentación que ha recogido como resultado de su propio esfuerzo y observación, y no puede negársele el derecho a emplearlo. Se puede condenar, pero no negar.

El que algo sea cierto no significa que sea convincente, ni en la vida ni en el arte.

Lo que más me apena es la innecesaria soledad de mi infancia.

No se atrevería a matarle las pulgas a un perro. Se limitaría a atropellarlo.

No puedes follarte a un tío y cobrar sus cheques sin al menos intentar convencerte a ti misma de que le quieres.

En el proceso de -por así decirlo- descubrir a alguien, la mayoría de las personas experimentan simultáneamente una ilusión de que se descubren a sí mismas; los ojos de la otra reflejan su real y glorioso valor.

En el colegio sólo aprendemos a reconocer las palabras y a escribirlas; Pero la aplicación de esas palabras a la vida real es algo que sólo la vida y la experiencia nos pueden enseñar.

No es ninguna vergüenza tener la cara sucia, la vergüenza es no lavársela nunca.

Cuatro sillas y una mesa. En la mesa, papel; en las sillas, hombres. Ventanas a la calle. En la calle, gente; contra las ventanas, lluvia.

Antes de negar con la cabeza, asegúrate de que la tienes.

Tu país es aquél en donde te sientes a gusto. Y aún estoy buscándolo.

¿Qué es la vida? Es el brillo de una luciérnaga en la noche. Es el hálito de un búfalo en invierno. Es la breve sombra que atraviesa la hierba y se pierde en el ocaso.

La amé tanto como para olvidarme de mí mismo, de mis autocompasivas desesperaciones, y contentarme pensando que iba a ocurrir una cosa que a ella la hacía feliz.

Bueno, eso me importa un bledo. La patria de una es el lugar en donde te sientes bien. Y todavía lo ando buscando.

Soy alcohólico, drogadicto y homosexual. Soy un genio.

Un día, comencé a escribir, sin saber que me había encadenado de por vida a un noble, pero implacable amo.

Por leer me leo hasta las etiquetas de la ropa.

No me gusta dejar un libro sin acabar, pero supliqué a Dios que me perdonara con las lecturas que hice de Joyce. Nunca mis oraciones habían sido tan largas, pero sus escritos eran infumables.

Todo buen escritor comienza con un nido de víbora de críticas negativas, como me pasó a mí.

Es mejor mirar hacia el cielo que vivir en él.

Hay que aprender tanto, y de tantas fuentes: no sólo de los libros, sino de la música, de la pintura y hasta de la simple observación de todos los días.

Soy hombre de obsesiones más que de pasiones.

Más lágrimas se derraman por las plegarias respondidas que por las no respondidas.

La alegría tiene la brevedad de la cocaína, la felicidad al menos dura un poco más.

Porque mientras estás en esta vida, siempre tienes algo esperándote y aunque lo sepas y sepas, además, que es algo malo, ¿Qué le vas a hacer? No puedes dejar de vivir.

El estado de ánimo del hombre que firma un seguro de vida es semejante al del que firma su testamento: por fuerza piensa en la muerte.

El amor, al no tener la geografía, no conoce fronteras.

No cambiarían jamás porque su carácter se había formado antes de hora.

La vida es una obra moderadamente buena con un tercer acto mal escrito.

Enemigo suyo era todo aquel que fuese lo que él hubiera querido ser o que tuviese algo que él hubiese querido hacer.

Pero aquella vida, lo que había hecho con ella.-¿Cómo pudo suceder esto?, se preguntaba Erhart mientras veía arder la hoguera. '¿Cómo era posible que tanto esfuerzo, tanta virtud pudiera de la noche a la mañana, haberse reducido a eso?-: humo deshaciéndose al subir y fundirs en el enorme y aniquilante cielo.

Claro que la imaginación siempre puede abrir cualquier puerta, girar la llave y dejar paso al terror.

No es cuestión de fidelidad a los propios conceptos, es cuestión de compromiso para poder seguir siendo un individuo sin la constante amenaza de las presiones convencionales.

Las buenas gentes de Kansas quieren matarme y algún verdugo habrá que esté encantado de hacer el trabajo. Matar es muy fácil.

Cuando Dios te da un don, te da también un látigo. Y ese látigo es para autoflagelarse.

Nos encontramos un día junto al río, y ya está. Los dos somos independientes. Nunca nos habíamos prometido nada.

El amor es una cadena de amor, pues la naturaleza es una cadena de vida.

Algunas ciu****dades, como paquetes envueltos bajo árboles de Navidad, encierran inesperados regalos, secretas delicias.

Mike Jagger se mueve como si hiciera la parodia de la mezcla de una majorette y Fred Astaire.

Cada pocos años nuestros cuerpos experimentan una remodelación completa; tanto si es deseable como si no lo es, nada más natural que el que cambiemos.

Todo fracaso es el condimento que da sabor al éxito.

Si te pasas mucho tiempo comiendo manzanas terminas por aborrecer las manzanas. Eso me pasa a mí con la imaginación para mis libros: tiro tanto de ella que me quedo vacío, así que tengo que esperar unos años hasta volver a ganar imaginación para volver a escribir y volver a agotarla.

Mis ambiciones más firmes giran todavía alrededor de los cuentos, con ellos me inicié en el arte de escribir.

Tanto leer sueños. Eso fue lo que la empujó a dar los primeros pasos por el camino.