Cuando estás agradecido, el miedo desaparece y aparece la abundancia.

Hay un poderoso motor dentro de cada ser humano que, una vez liberado, puede hacer realidad cualquier visión, sueño o deseo.

El cambio es inevitable. El progreso es opcional.

Establecer objetivos es el primer paso para convertir lo invisible en visible.

Es en tus momentos de decisión, que creas tu destino.

Si haces lo que siempre has hecho, conseguirás lo que siempre has conseguido.

¿En qué clase de persona tendré que convertirme para alcanzar todo lo que deseo?

Tu vida cambia el momento en que tomas una decisión nueva, congruente y comprometida.

La decisión de comprometerte con resultados a largo plazo en lugar de soluciones a corto plazo, es tan importante como cualquier decisión que vas a tomar en tu vida.

La gente no es perezosa, simplemente tienen metas impotentes, metas que no les inspiran.

He llegado a creer que todo mi pasado y frustración se basaban en la comprensión que ha creado el nivel de vida que ahora disfruto.

Son tus decisiones, no tus condiciones, las que determinan tu destino.

Todas las personas con éxito que conozco comparten la capacidad para permanecer centradas, con las mentes claras y poderosas en medio de las tormentas emocionales.

Las metas son como imanes. Atraen las cosas que los hacen realidad.

Las cosas no tienen sentido. Asignamos significado a todo.

Una decisión real se mide por el hecho de que has llevado a cabo una nueva acción. Si no hay acción, no has decidido.

Toma el control de tus emociones constantes y comienza a remodelar consciente y deliberadamente tu experiencia diaria de vida.

No hay éxito duradero sin compromiso.

En la vida, mucha gente sabe qué hacer, pero pocos hacen lo que hacen.

Tu pasado no es igual a tu futuro.

Observa las malas hierbas con una sonrisa en el rostro, sabiendo que su existencia ha terminado, por la sencilla razón de que él las ha visto y estás dispuesto a actuar inmediatamente para eliminarlas.

Si quieres expandir tu vida, tienes que expandir tus referencias, persiguiendo ideas y experiencias que no formarían parte de tu vida si no las buscara conscientemente.

El único problema que realmente tenemos es que pensamos que se supone que no debemos tener problemas. Pero los problemas nos llaman a un nivel más alto, encáralos y resuélvelos.

No existe tal cosa como el fracaso. Solo existen los resultados.

Sólo aquellos que han aprendido el poder de la alegría más profunda, la experiencia sincera y desinteresada en la contribución a la vida, conocen la verdadera realización.

No estamos en la era de la información; estamos en la era del entretenimiento.

El éxito viene de tomar la iniciativa y hacer un seguimiento... que persiste... expresando con elocuencia la profundidad de tu amor. ¿Qué acción simple podrías tomar hoy para producir un nuevo impulso hacia el éxito en tu vida?

Te desafío a que hagas de tu vida una pieza maestra. Te reto a que te unas a la gente que vive lo que enseñan.

He llegado a creer que todo mis fracasos y frustraciones pasadas fueron en realidad cimentando las bases para los entendimientos que han creado el nuevo nivel de vida que disfruto ahora.

El único límite a tu impacto es tu imaginación y tu compromiso.

Si haces lo que siempre has hecho, obtendrás lo que siempre has conseguido.

La verdad es que podemos aprender a condicionar nuestras mentes, cuerpos y emociones a vincular el placer o el dolor a lo que sea que escojamos. Cambiando aquello a lo que vinculamos el dolor y el placer, inmediatamente cambiaremos nuestros comportamientos.

La falta de emoción provoca falta de progreso y falta de motivación.

Si no se puede, es necesario hacerlo. Si es necesario, se puede.

El éxito es hacer lo que queremos hacer, cuando queremos, donde queremos, con quien queremos.

No puedes dar en el blanco si no sabes cuál es.

El poder de leer un gran libro es que uno empieza a pensar como el autor.

La voluntad de preparación de la oportunidad genera la descendencia que llamamos suerte.

Mi definición de éxito es vivir la vida de una manera que te haga sentir mucho placer y muy poco dolor - y que, por tu estilo de vida, la gente a tu alrededor sienta mucho más placer que dolor.

La gente que fracasa se centra en lo que tendrán que pasar, la gente que triunfa se centra en cómo se sentirán al final.

El camino al éxito es tomar acción masiva y determinada.

Donde va el foco de nuestra atención, fluye la energía.

Las únicas personas sin problemas son las que están en los cementerios.

Nunca nadie logró una meta al estar interesado en su logro. Uno debe estar comprometido.

Estoy convencido de que la mayoría de la gente fracasa en la vida, sencillamente, porque pone mucho interés en cosas menores.

No se trata de la meta. Se trata de crecer en convertirte en la persona que puede lograr esa meta.

Nuestras creencias son como órdenes incuestionadas, que nos dicen cómo son las cosas, qué es posible y qué imposible, qué podemos hacer y qué no podemos hacer.

Las cosas no tienen un significado. Nosotros asignamos un significado a todo.

Lo que podemos o no podemos hacer, lo que consideramos posible o imposible, raras veces se encuentra en función de nuestra verdadera capacidad, sino que se trata más bien de una función de nuestras creencias acerca de quiénes somos.