El diablo mismo es bueno cuando está contento.

La audacia en los negocios es lo primero, lo segundo y lo tercero..

Todas las cosas son difíciles antes de que sean fáciles.

Un hombre sabio convierte el azar en buena suerte.

Es una locura para las ovejas hablar de paz con un lobo.

La gratitud es la menor de las virtudes, pero la ingratitud es el peor de los vicios.

Si no fuese por la esperanza, nuestro corazón se rompería.

Es amigo mío aquel que me socorre, no el que me compadece.

Una onza de alegría vale una libra de tristeza para servir a Dios.

El buen arquero no es juzgado por sus flechas, sino por su puntería.

Cuando se abusa de la paciencia se convierte en furia.

Acusar a la maldad de los tiempos es excusarnos a nosotros mismos.

La caridad empieza por la casa, pero no debe terminar allí.

Si no fuera por la esperanza, el corazón se rompería.

La acción es el fruto propio del conocimiento.

Bacchus ha ahogado más hombres que Neptuno.

Es la habilidad, no la fuerza, que gobierna un barco.

Acepto el fraude en el precio, pero nunca en la calidad.

Las grandes esperanzas hacen a las grandes personas.

La amistad de un mezquino es más peligrosa que su odio.

La audacia en los negocios es lo primero, lo segundo y lo tercero.

La riqueza se consigue con dolor, se conserva con preocupación y se pierde con pesadumbre.

Si no tienes enemigos es señal que la fortuna te ha olvidado.

La cultura ha ganado principalmente con aquellos libros en los cuales los editores han perdido dinero.

Todo es muy difícil antes de ser sencillo.

La astucia puede tener vestidos, pero a la verdad le gusta ir desnuda.

Viajar hace a un hombre sabio mejor y a uno tonto peor.

La desesperación infunde valor al cobarde.

Los médicos como la cerveza, mejor cuanto más viejos.

Si tienes un verdadero amigo tienes más que tu parte.

Uno puede errar la marca tanto apuntando demasiado alto como demasiado bajo.

La ira es uno de los nervios del alma.

El hombre sabio incluso cuando calla dice mas que el necio hablando.

Fervor sin conocimiento es fuego sin iluminación.

El que conoce poco, lo repite a menudo.

La salud no se valora hasta que llega la enfermedad.

Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor se escapa por la ventana.

Es amigo mío aquel que me socorre; no aquel que me compadece.

Si tienes conocimiento, deja que los demás enciendan sus velas en él.

No dejes que tu voluntad ruja cuando tu poder sólo susurra.

Los hombres tienen la piedra de toque para probar el oro, pero el oro es la piedra de toque para probar a los hombres.

La música no es otra cosa sino que sonidos salvajes civilizados en tiempo y melodía.

El saber ha ganado más por esos libros por los que han perdido más las imprentas.

Dicen que.... es ya media mentira.

Si uno manda con sabiduría, lo obedecerán con alegría.

Los vicios se aprenden sin maestro.

La amistad del mezquino es más peligrosa que su odio.

Es locura para las ovejas hablar de paz con un lobo.

Los hombres honrados no temen ni a la luz ni a la oscuridad.