En el diálogo verdadero, ambos lados están dispuestos a cambiar.

Meditar significa ir a casa a uno mismo. Entonces se aprende a resolver las cosas que están sucediendo dentro de uno mismo, y cómo resolver las cosas que suceden a su alrededor.

Con tu sonrisa haces la vida más hermosa.

Con el uso hábil del concepto de vacuidad, podemos obtener la visión profunda de ella. Cuando el fuego se manifieste, consumirá la cerilla; cuando la visión profunda se manifieste, destruirá el concepto de vacuidad.

Los sentimientos van y vienen como las nubes en un cielo ventoso. La respiración consciente es mi ancla.

El quinto recuerdo nos indica que lo único que sigue con nosotros al morir son nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestras acciones, es decir, nuestro karma.

A veces la felicidad puede ser la fuente de tu sonrisa, pero tu sonrisa también puede ser la fuente de tu felicidad.

Si no cumples con el momento presente, te olvidas de tu cita con la vida. ¡Eso es muy serio!

El momento actual está lleno de alegría y felicidad. Si no estás atento, no lo ves.

Mucha gente piensa que la emoción es la felicidad…. Pero cuando está excitados no son pacíficos. La verdadera felicidad se basa en la paz.

Porque sonríes, haces que la vida sea más bella.

La falta de miedo no sólo es posible, es el gozo supremo. Cuando toques el no-miedo, serás libre.

El don más precioso que podemos ofrecer a los demás es nuestra presencia. Cuando la atención plena abraza a los que amamos, van a florecer como las flores.

El hecho de reflexionar sobre una pregunta – explorar todas sus facetas a lo largo del tiempo – nos pone en contacto con el misterio de la vida. Reflexionar sobre las preguntas nos acostumbra a la naturaleza inabarcable de la vida y nos permite comprender las cosas desde diversos puntos de vista.

Soltarnos nos da libertad, y la libertad es la única condición para la felicidad. Si en nuestro corazón todavía nos aferramos a cualquier cosa – ira, ansiedad o posesiones – no podemos ser libres.

Sonreír es muy importante. Si no somos capaces de sonreír, entonces el mundo no tendrá paz. No es mediante manifestaciones en contra de las bombas atómicas que podemos lograr la paz. Es con nuestra capacidad de sonreír, respirar, y la paz que podemos lograr con esa actitud.

No hay un camino a la felicidad, la felicidad es el camino.

Camina como si estuvieras besando la tierra con tus pies.

Necesitamos iluminación, no solo individualmente sino colectivamente, para salvar el planeta. Tenemos que despertarnos. Tenemos que practicar concienciación si queremos tener un futuro, si queremos salvarnos a nosotros mismos y al planeta.

La ira es como una tormenta que nace desde el fondo de tu conciencia. Cuando la sientas venir, retoma tu concentración en tu respiración.

Escuchar a nuestros propios sufrimientos internos nos preparara para reencontrar y enfrentar a los problemas.

Viviendo atentos a cada momento, seremos conscientes de lo que les ocurren a nuestros sentimientos y percepciones en cuanto aparezcan, y no permitiremos que los nudos enraicen y fortalezan en nuestra consciencia.

La esperanza es importante porque puede hacer al momento presente menos difícil de soportar. Si pensamos que mañana será mejor, podemos soportar una dificultad hoy.

El verdadero poder del Buda era que tenía tanto amor.Vio a personas atrapadas en sus nociones del pequeño yo separado, sintiéndose culpables o orgullosas de ese yo, y ofrecía enseñanzas revolucionarias que resonaban como un rugido de león, como una gran marea creciente, ayudando a la gente a despertar y liberarse de la prisión de la ignorancia.

Cada respiro que tomamos, cada paso que damos, puede estar lleno de paz, alegría y serenidad.

Hoy puedes decidir andar libremente. Puedes decidir andar de manera diferente. Puedes andar como una persona libre, disfrutando cada paso.

Hoy en día se puede decidir caminar en libertad. Se puede optar por caminar de manera diferente. Se puede caminar como una persona libre, disfrutando cada paso.

El secreto del budismo es eliminar todas las ideas, todos los conceptos, a fin de que la verdad para tener la oportunidad de penetrar, de revelarse.

La observación atenta y consciente es el elemento que alimenta el árbol del conocimiento, la compasión y el amor.

La meditación puede ayudarnos a aceptar nuestras preocupaciones, nuestro miedo, nuestra ira; y eso es muy curativo. Dejamos que nuestra propia capacidad natural de sanar haga el trabajo.

La atención plena te ayuda a regresar a casa en el presente. Y cada vez que llegues ahí y reconozcas una condición de la felicidad que tienes, la felicidad llega.

La felicidad es el final del sufrimiento.

La práctica espiritual consiste más en reflexionar sobre las preguntas que en hallar respuestas.

El momento presente está lleno de alegría y felicidad. Si estás atento, lo verás.

La energía de la atención tiene el elemento de la amistad y la bondad en él.

Los seres humanos hemos perdido la sabiduría de realmente descansar y relajarnos. Nos preocupamos demasiado. No permitimos a nuestro cuerpo a sanar, y no permitimos que nuestras mentes y corazones sanen.

Respire profundamente para traer de regreso la mente a su cuerpo. Entonces mire, o piense, sobre la persona quien detona esta emoción: con atención, se puede notar que ella es infeliz, que ella está sufriendo. Puede ver sus percepciones equivocadas. Puede notar que ella no es hermosa cuando dice cosas que son poco amables.

Es muy importante que volvamos a aprender el arte de descansar y relajarse. No solo ayuda a prevenir el inicio de muchas enfermedades que se desarrollan por la tensión y preocupación crónicas; nos permite despejar nuestras mentes, enfocarnos y encontrar soluciones creativas a los problemas.

La meditación es ser consciente de lo que está pasando ahora mismo: en tu cuerpo, en tus sentimientos, en tu mente y en el mundo.

En el pasado había gente que no era rica pero contenta con su estilo de vida, riendo y feliz todo el día.Pero cuando aparecen los nuevos ricos, la gente los mira y les pregunta: "¿Por qué no tengo una vida así también, una hermosa casa, carro y jardín?", y abandonan sus valores.

Dejar ir nos da libertad, y la libertad es la única condición para la felicidad. Si, en nuestro corazón, que todavía se aferran a cualquier cosa – ira, ansiedad, o posesiones – no podemos ser libres.

A veces tu alegría es la fuente de tu sonrisa, pero a veces tu sonrisa puede ser la fuente de tu alegría.

La gente sacrifica el presente por el futuro. Pero la vida está disponible solo en el presente. Por eso debemos caminar de tal manera que cada paso pueda llevarnos al aquí y al ahora.

Si somos pacíficos, si estamos contentos, podemos sonreír, y toda nuestra familia, nuestra sociedad entera, se beneficiará de nuestra paz.