Es difícil juntar la concordia y el poder.

Irritarse por una injuria es casi reconocer que se merece; al despreciarla queda sin valor.

Es más santo y reverente creer en las obras de Dios, que profundizar en ellas.

Una muerte honrada es mejor que una vida vergonzosa.

La naturaleza concede libertad hasta a los animales.

Los peores enemigos son los que aprueban siempre todo.

El oro y las riquezas son las causas principales de las guerras.

Es poco atractivo lo seguro, en el riesgo está la esperanza.

El interés personal es el veneno de todo sentimiento verdadero.

Cuando es más corrupto el estado, hay más leyes.

Una mala paz es peor que la guerra.

Muchas son las leyes en un estado corrompido.

La razón y el juicio son las cualidades de un líder.

Para saquear, sacrificar, robar, para estas cosas se equivocan al llamarlo imperio; y donde crean una tierra salvaje, lo llaman paz.

Quien se enfada por las críticas, reconoce que las tenía merecidas.

La fidelidad comprada siempre es sospechosa y, por lo general, de corta duración.

Esta seguro de los que serán sus peores enemigos, no a quienes has hecho mal, sino quienes te hayan hecho mal a ti. Y esos serán tus mejores amigos, no a quienes haz hecho bien, sino queienes te hayan hecho el bien a ti.

Razonamiento y juicio son las mejores cualidades de un dirigente.

Raros son esos tiempos felices en los que se puede pensar lo que se quiere y decir lo que se piensa.

La peor especie de enemigos es la de los aduladores.

Para quienes ambicionan el poder, no existe una vía media entre la cumbre y el precipicio.

Rara felicidad de estos tiempos en que se puede pensar lo que se quiera y se puede decir lo que se siente.

Para poder gobernar bien, se necesitan buenos amigos.

Llaman falsamente paz a una servidumbre miserable.

El poder nunca es estable cuando es ilimitado.

En todas las cosas parece existir como ley un círculo.

El odio entre parientes es el más profundo.

La verdad se robustece con la investigación y la dilación; la falsedad, con el apresuramiento y la incertidumbre.

Irritarse por un reproche es reconocer que se ha merecido.

En un espíritu corrompido no cabe el honor.

De lejos es mayor el respeto.

Comenzó por regir su casa, lo que, para la mayor parte de los hombres, no es menos arduo que gobernar una provincia.

El poder conseguido por medios culpables nunca se ejercitó en buenos propósitos.

Es un error de la maldad humana alabar siempre el pasado y desdeñar el presente.

Todos reclaman los éxitos pero los fracasos se imputan a uno solo.

A las mujeres les está bien llorar, a los hombres recordar.

Cuando gozamos de salud, fácilmente damos buenos consejos a los enfermos.

El respeto es mayor desde lejos.

Las libertades y los amos no se combinan fácilmente.

Todo lo desconocido se supone maravilloso.

El miedo no tiene el hábito de hablar la verdad; cuando se espera la perfecta sinceridad, se debe permitir la perfecta libertad, ni nadie es apto para estar enojado cuando escucha la verdad ni cualquier causa para no tener que escucharla.