Mis pesadillas son sobre perderte, así que se me pasa cuando me doy cuenta de que estás a mi lado" - Peeta.

En los distritos no tenemos hospitales de verdad, morimos en casa, lo que me resulta una perspectiva mucho más deseable que lo que tengo delante. Entonces recuerdo que muchas de estas personas habrán perdido sus hogares en los bombardeos.

Apunta más alto por si te quedas corta.

Me pregunto si disfrutará viéndome morir.

En algún momento hay que dejar de correr y hacerles frente a tus enemigos, lo difícil es reunir el valor suficiente para hacerlo.

Lo cojo de la mano con fuerza, preparándome para las cámaras y temiendo el momento en que no me quede más remedio que dejarlo marchar.

Adquiere estatus de estrella con su juego nocturno de «El gato loco».

Desearía poder congelar este momento, justo aquí, justo ahora, y vivir en él para siempre.

Damas y caballeros, ¡que empiecen los Septuagésimos Cuartos Juegos del Hambre!

Bueno, hay una chica, llevo enamorado de ella desde que tengo uso de razón, pero estoy bastante seguro de que ella no sabia nada de mi hasta la cosecha.

Rue,, la niña que, cuando le preguntas por lo que mas ama en el mundo, contesta que la musica, nada mas y nada menos.

Quedarse quieta significa morir.

Para que haya traición debe haber primero confianza.

Desearia poder encontrar una forma de...de demostrarle al Capitolio que no les pertenezco, que soy algo mas que una pieza de sus juegos.

Quiero que el publico te reconozca cuando estes en el estadio-dice Cinna en tono soñador- :Katniss, la chica en llamas.

A mi me hace avanzar el odio. Cuando la energía del odio desaparezca no serviré para nada.

Es el primer beso del que ambos estamos plenamente conscientes. Ninguno está debilitado por la enfermedad o el dolor, tampoco desmayado; no nos arden los labios de fiebre ni de frío. Es el primer beso que de verdad hace que se me agite algo en el pecho, algo cálido y curioso. Es el primer beso que me hace desear un segundo.

De repente, lo reconozco: es un sinsajo.

Boggs tiene razón: es verme, verme viva, lo que los inspira.

No he dejado de temblar. Quizá la chica no se acuerde de mí, aunque sé que me engaño: no se te olvida la cara de la persona que era tu última esperanza. Me pregunto si disfrutará viéndome morir.

Lo que te consigue ayuda no es la lástima, sino la admiración cuando te niegas a rendirte.

El odio que siento hacia él, hacia la chica fantasma, hacia todo, es tan real e inmediato que me ahoga. Gale es mío. Yo soy suya. Cualquier otra cosa es inconcebible. ¿Por qué hizo falta que fuera azotado hasta el límite de su vida para que me diera cuenta?

Debe de ser un sistema muy frágil, si un puñado de bayas puede hacer que se derrumbe.

El pájaro, el broche, la canción, las bayas, el reloj, la galleta, el vestido que estalló en llamas. Yo soy el sinsajo. La que sobrevivió a pesar de los planes del Capitolio, el símbolo de la rebelión.

Creo que los sucesos aterradores son los más difíciles de erradicar. Al fin y al cabo, son los que por naturaleza recordamos mejor.

Me bebo el café mientras caminamos, y descubro que la nata y el azúcar mejoran muchísimo su sabor. Apuro los posos que se han quedado al fondo de la taza y noto que un leve cosquilleo empieza a circularme por las venas.

Sin embargo, los odio. Aunque claro, ahora odio a casi todo el mundo, Sobretodo a mi.

Arréglate la cola, patito.

Porque, a veces, a las personas les ocurren cosas que no están preparadas para afrontar.

Sólo puedo pensar en lo injusto que es todo, en lo injustos que son los Juegos del Hambre. ¿Por qué voy dando saltitos de un lado a otro como un perro amaestrado que intenta agradar a la gente a la que odia?

Ni vista, ni sonido, ni otra sensación que no sea el implacable ardor de la carne.

Pero siento como si conociera a Rue...La veo en las flores amarillas que crecen en la Pradera junto a mi casa. La veo en los sinsajos que cantan en los arboles. Pero mas que nada, la veo en mi hermana Prim.

En el setenta y cinco aniversario, como recordatorio a los rebeldes de que ni siquiera sus miembros más fuertes son rivales para el poder del Capitolio, los tributos elegidos saldrán del grupo de los vencedores.

No te preocupes, pensaré en algo. Destruir cosas es mucho más fácil que construirlas.

Es mejor no rendirte a ello. Resulta diez veces más difícil recuperarte que hundirte.

Cuando me despierto del todo.. me pesa todo el cuerpo, como si me corriese plomo líquido por las venas.

El Distrito 12, donde puedes morirte de hambre sin poner en peligro tu seguridad.

Se contiene lo justo para decir: —Y así, amigos míos, es como muere una revolución.

Panem et circenses quiere decir «pan y circo». El que lo escribió se refería a que, a cambio de tener la barriga llena y entretenimiento, su gente había renunciado a sus responsabilidades políticas y, por tanto, a su poder.

Sólo quiero pasarme cada posible minuto del resto de mi vida contigo. -Peeta.

Se acabaron todos esos meses que me consideraba un ser maravilloso. Por fin me ve como soy en realidad: violenta, desconfiada, manipuladora y letal. Y lo odio por ello.

La gente amable consigue abrirse paso hasta mí y quedárseme dentro, y.

¿No saben qué, Katniss? ¿Que los tributos (que son los verdaderos niños de esta historia, no tu trío de raros) se ven obligados a luchar hasta morir? ¿Que ibas a la arena para entretener a la gente? ¿Era eso un gran secreto en el Capitolio?

Nunca se te olvida la cara de quien es tu ultima esperanza.

Saber apreciar la belleza no es lo mismo que sentir debilidad.

Fue la primera vez que lo vi sonreír; la sonrisa convertía al chico amenazador en alguien a quien te gustaría conocer...

No hace falta, mis pesadillas suelen ser sobre perderte, así que se me pasa cuando me doy cuentade que estás a mi lado.

Creo que Peeta dio con la tecla al comentar que nos destruyéramos entre nosotros para dejar que otra especie más decente ocupara nuestro lugar. Porque algo falla estrepitosamente en unas criaturas capaces de sacrificar a sus hijos para zanjar sus diferencias. Da igual cómo se justifique.

Si existe algún sentimiento de impotencia mayor que el intentar sacar a un ser amado atrapado bajo tierra, yo no lo conozco.